Todos los restos del puente de Cal y Canto

 
Imagen Todos los restos del puente de Cal y Canto
Historia: 

El Corregidor Luis Manuel de Zañartu ordenó en 1767 la construcción de un nuevo puente sobre el río Mapocho, con el objetivo de reemplazar al antiguo puente de madera que sucumbía cada año ante las crecidas del río. La construcción permitiría así, comunicar de forma permanente el centro de Santiago con el barrio de la Chimba, correspondiente a lo que hoy es Independencia.

El puente Cal y Canto es considerado una de las mayores obras de ingeniería del período colonial. Fue construido con piedras, ladrillos y una mezcla de cal y huevos como elemento aglutinante.  Sobre el puente se observaban nueve arcos. Su edificación estuvo dirigida personalmente por el Corregidor Zañartu, quien empleó a los presos de Santiago como mano de obra y ordenó establecer una cantera en el Cerro Blanco de la capital, para abastecerse de materiales.

La construcción se mantuvo en buen estado hasta 1888, cuando las obras de canalización del río Mapocho deterioraron su estructura, produciendo el derrumbe de un tramo. Como consecuencia, el puente debió ser dinamitado unos meses después. Desde entonces, el puente quedó en el imaginario capitalino, formando parte de la memoria histórica de la ciudad, hasta que en 1985, en el contexto de la construcción de la Línea 2 del Metro de Santiago, se encontraron los restos subterráneos del puente colonial.

Actualmente, algunos de estos restos se encuentran en la Estación Cal y Canto del Metro de Santiago y pueden ser observados diariamente por los transeúntes. 

Lugar

In situ, Estación de Metro Cal y Canto y Bodegas de la Municipalidad de Santiago Calle José Francisco Vergara 328, Quilicura
Santiago
Metropolitana de Santiago

Clasificación

Monumentos Arqueológicos